sábado, 3 de mayo de 2008

De qué sirvió la aparición de Puthod

La aparición del militante en organizaciones de derechos humanos Juan Evaristo Puthod luego de ser secuestrado por un día es una grata noticia, al menos para la mayoría. Puthod, también presidente de la Casa de la Memoria de Zárate, fue secuestrado y lo mantuvieron desaparecido durante un día. Lo mismo le ocurrió treinta y dos años atrás cuando fue secuestrado por la dictadura de 1976. En aquel momento su desaparición fue por cuatro meses. Las circunstancias históricas hoy han cambiado, sin embargo la impunidad sigue siendo la misma. " Fue obra de los famosos grupos de la mano de obra desocupada…No entendiste los mensajes que te dejamos en el teléfono. Vos morís o vivís cuando queremos. Tu vida sigue en nuestras manos. ¿Por qué seguís con ese monumento?" Esas fueron algunas de las palabras que Puthod dijo acerca de lo que vivió a la prensa tras su repentina aparición. Sin embargo, esas palabras sirven para darle un mayor impacto a una noticia que olvida que los responsables siguen libres y sin ningún tipo de control.

El caso de Puthod se suma a lo ocurrido por Luis Gerez el año pasado y con Julio López, que continúa desaparecido hace más de un año. Estos hechos no hacen más que develar crudamente lo que se oculta tras las exitosas apariciones de Luis Gerez y Juan Puthod. La justicia, la investigación policial, no pudo encontrar a los responsables y ni siquiera posee pistas firmes. Quizás esta situación tenga que ver con voluntades, con ideologías que siguen insertas en algunas instituciones de control y seguridad. Frente este estado de cosas, aparece una sensación lógica de inseguridad para los potenciales testigos en los juicios contra los genocidas. La ecuación se invierte. El mérito no debería ubicarse en aquel lugar donde gracias a la presión en las investigaciones ejercidas por la policía se pudieron hallar con vida a Puthod y a Gerez, sino que debería estar en la prevención, en la política de seguridad para que estos hechos no ocurran. En definitiva, no se puede medir como un éxito de las fuerzas de investigación que se halla liberado a Gerez y a Puthod, sino que debería medirse como fracaso el desconocimiento total en las investigaciones acerca de quiénes son las culpables. Un desconocimiento que insisto, quizás este atravesado por voluntades e intereses.

2 comentarios:

Le Petit Prince dijo...

En estos dos casos se ve muy claramente la mano del gobierno, que intenta seguir sumando rédito político con estas payasadas.
Con el hambre de estos temas que tiene el gobierno, porque te pensás que no los deja hacer declaraciones y conferencias de prensa, si no fuera por el miedo a que se pisen y se descubra todo, como casi pasa con el pobre Gerez...
Los médicos que atendieron a Puthod dijeron que no veían ningún signo de golpes, ni de torturas, ni de malos tratos, salvo la "cachetada" en la cara... a menos que los médicos sean también parte de los golpistas y etc etc...
Y lo de López fue muy triste, porque fue otro operativo similar, nada más que "se les murió" de un paro, del susto que le pegaron. Dicho por un ex side, radicado y muy bien adornado hoy en Francia, primo de uno de mis mejores amigos.

No contribuyamos más a la desinformación generada por este gobierno. Y para los que piensen que estoy a favor de los militares, les aclaro que no. Un ROTUNDO no.
No caigan en el juego de los K en el que estar en contra de ellos es estar a favor de los otros, como dijeron de los chacareros...

Salutti

Le Petit Prince dijo...

Agrego algo que se borró en mi post. La famosa mano de obra desocupada, tendría hoy entre 60 y 72 años...
Esta es mano de obra ocupada por los K, con los planes sociales y demás prebendas.

Y con los primeros estoy de acuerdo, salvo que como hace este gobierno, no los de sólo a quienes lo necesitan, sino a sus sirvos funcionales, como D'elía y cía...

Otra vez salutti